¿En qué consiste una endodoncia?

Una endodoncia, más comúnmente llamado tratamiento de conductos, es lo que normalmente se conoce como "quitar o matar" el nervio de una pieza dentaria. El tratamiento consiste en eliminar el contenido de tejido nervioso y vascular que hay dentro de los dientes.

Normalmente se requiere un tiempo de una hora a una hora y media y, eventualmente, será necesaria más de una cita para dar por concluido el tratamiento, lo que dependerá de factores tales como el grado de complejidad que presente el tratamiento a realizar, la posibilidad de conseguir una correcta higiene dentro de las raíces dentarias y del nivel de colonización bacteriana.


¿En qué casos es necesaria la endodoncia?

Básicamente cuando una pieza dentaria duele y quiere conservarse.

Se realiza cuando el tejido nervioso dentario se ha inflamado y no es posible desinflamarlo, o bien cuando presenta una infección bacteriana. Estas situaciones son comunes en piezas dentarias con grandes lesiones de caries, traumatismos o tratamientos de prótesis.



¿Duele una endodoncia?

Los tratamientos endodónticos se realizan bajo anestesia local (la misma que se utiliza para hacer un empaste) y por lo tanto no hay más molestia que la producida al colocar el anestésico.

Es normal una ligera molestia a la presión (al masticar) en los días sucesivos a la endodoncia, normalmente controlable con anti-inflamatorios del tipo aspirina, ibuprofeno, paracetamol, etc. Algunos casos requerirán la combinación con antibióticos.


¿Qué situaciones médicas pueden influir?

Si usted tiene problemas cardíacos, renales, respiratorios, diabetes, etc., o está medicado por alguna razón, es conveniente que se lo haga saber a su endodoncista en el momento de pedir su cita para, así, poder tomar las precauciones oportunas.


¿Puede ser necesario rehacer una endodoncia?

Sí. En casos donde el tratamiento previo sea deficiente puede, mediante un nuevo tratamiento endodóntico correctamente realizado, salvarse la pieza y evitar su extracción.

La endodoncia tiene una tasa de éxito del 94%, aproximadamente, en tratamientos correctamente realizados, pero no puede garantizarse un éxito 100 % ya que hay casos que no responden de la manera prevista.
Factores biológicos, anatómicos y técnicos pueden contribuir a la aparición de lesiones asociadas a la endodoncia que requerirán un nuevo tratamiento (retratamiento endodóntico) o la combinación con procedimientos quirúrgicos periapicales.



información legaldiseño páginas webdiseño gráfico y webdiseño corporativo web realizada por CHG Consulting